Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.

LA COLIBRÍ ALCANZÓ SU VUELO MÁS ALTO

Resultado de imagen para fotos de aves colibri

Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported

LA COLIBRI ALCANZÓ SU VUELO  MÁS ALTO

Por: Blanca J. Páez M.

Érase una vez en un hogar de una pareja de Pichones que vivían en un palomar del primer piso, esperaban con anhelo a un  bebé pichón, Papá blanco  y Mamá morena con mechones negros. El hermano mayor caminaba para allá y para acá esperando ansioso a su hermanito. Por fin el día esperado llegó, nació una hermosa pichoncita con cabecita colorá, color rojizo cobre, a quién Papá  llamó Colibrí, mi colibrí, mi colibrí dónde estás? Llamaba su papá. Colibrí creció siguiendo los pasos de su hermano quién le cuidaba con esmero. Practicaron juntos natación, Kárate y estudiaron en las mismas escuelas, Liceos y Universidad. Un día el Hermano mayor  levantó su vuelo y Colibrí se quedó triste pero entendió que su hermano debía volar con alas propias.

Pasó el tiempo y Colibrí sabía que algún día le tocaría a ella, pero no se decidía, a veces levantaba el vuelo,  por períodos cortos y trayectos no muy lejos del hogar. De repente se le veían de nuevo cantando en la ventana de su palomar, su mamá la escuchaba cantar en el postigo y decía ¿Ahí estás de nuevo?, ¿Colibrí  cuando vas a levantar tus alas? Y ella solo decía con su característica voz ¿Qué? ¿Te estorbo?, ¡No Colibrí,  Es que ya es hora! A lo que ella respondía ¡Será un día de estos, no me apures!

Ese día llegó, Colibrí un día dijo ¡Ya estoy lista mamá, mis alas ya están bien fuertes, voy a cruzar montañas, mares y ríos, quiero volar bien alto, tú me verás feliz y alcanzaré todos mis sueños! La Mamá y su hermano saltaban  de alegría, ¡ Si Colibrí vuela, vuela bien alto, sigue Colibrí, se valiente, se fuerte, no mires atrás, nunca mires atrás. Siempre al horizonte prometedor, limpio,  claro, hermoso! ¡Chao Colibrí, te veremos  pronto, verás que todo allá arriba es hermoso!¡Te AMAMOS COLIBRÍ!

 Su papá le acompañó y le dijo. ¡Bueno Colibrí hasta aquí te acompaño, desde aquí en adelante lo harás sola, mi Colibrí. Levantando su pañuelo y con el corazón roto la vio partir, le vio abrir sus hermosas alas, muy  seguro de que la Colibrí estaría bien.

Colibrí vive feliz en un país maravilloso, seguro, próspero, con muchas oportunidades, con muchos amigos,  con un futuro hermoso.

LA COLIBRI con su cabecita roja ALCANZÓ SU VUELO  MÁS ALTO. Colorín Colorao este cuento se ha terminado.

                                                   FIN

Moraleja: Por más que duela, los hijos algún día levantan sus alas

 

|

Comentarios

Escribe un comentario

¿Quieres usar tu foto? - Inicia tu sesión o Regístrate gratis »
Comentarios de este artículo en RSS

Comentarios recientes

Cerrar
Licencia Creative Commons
Este obra está bajo una Licencia Creative Commons Atribución-NoComercial-SinDerivadas 3.0 Unported.